3 lecciones que he aprendido sobre innovación y que nadie te dice

Aquí quiero hacer hincapié en que me refiero a la innovación como cambio, evolución y transformación, para satisfacer un algo que está en mercado.

Por Bernardo Flores Heymann
Director de MediaLab UP



3 lecciones que he aprendido sobre innovación y que nadie te dice

La innovación es un concepto metafísico, único y cada vez más pervertido por la sociedad en general y es que sí, innovar es progresar en algo, por mínimo que sea para mejorar. Sin embargo, estamos tan necesitados de cosas llamativas y llamaradas de petate que los pequeños cambios que fomentan el cambio, son también parte de la innovación.

He dirigido medios, revistas, periódicos, agencias de comunicación digital y medios nativos. Todos en su momento ha representado retos –unos más grandes que otros– pero lo que es una constante, es la necesidad de cambio. Aquí quiero hacer hincapié en que me refiero a la innovación como cambio, evolución y transformación, para satisfacer un algo que está en mercado.

1. El cambio es inminente

Estuve al frente de una casa editorial que hacía publicaciones impresas de industria. Eran algo así como almanaques generales locales sobre lo que fuera: educación, metalurgía, o lo que estuviera en boga. La editorial era exitosa comercialmente hablando, pero los clientes pedían cada vez más presencia digital de los contenidos: menciones en redes sociales, cuando menos, sin embargo, el dueño –de 35 años entonces– no cedía con el tema.

Empecé a hacer experimentos sin su permiso (ya dicen que más vale pedir perdón…) y los resultados fueron visibles inmediatamente desde el ámbito comercial, y también con nuestras audiencias. Luego del regaño que me gané, lo que obtuve fueron dos aprendizajes importantes: aprender a vender la innovación es un proyecto de mucha dedicación y, tarde o temprano, aquello que consideramos lejano, nos alcanzará. Según el negocio en el estés deberás adoptarlo tarde o temprano. En mi caso, en cuestión de contenidos, íbamos muy tarde con respecto a los demás medios, pero fuimos los primeros en hacerlo con respecto a nuestra competencia directa.

2. Escucha a tus empleados

Otra casa editorial me contrató como editor en jefe del portal que lanzarían. Era el lejano 2009, había un sitio nativo de nicho que estaba haciéndola en grande, y tomando un poco de inspiratería, quería tomar lo mejor de ese sitio y agregar algunas cosas nuevas. Los retos: mis jefes –editores y directores de la vieja guardia– quería un portal general, como el de los periódicos y, si bien teníamos títulos para llenar el portal, insistí que lo hiciéramos solo del tema fuerte de la compañía: negocios. Después de dos meses de batalla lo conseguí a medias. El enfoque principal estaría en negocios y economía, pero debía publicar algo, lo que fuera, de las demás marcas.

El tema fue cuando, después de rebasar la meta de los 10 mil pageviews semanales (recuerden que es el 2010 ya) le sugerí al director general una idea por demás descabellada en el momento: hagamos videos diarios, de hasta un minuto, contando de manera exprés, las noticias más relevantes del día. Su respuesta fue tajante: “deja los negocios para los que sabemos del tema y tu dedícate a lo tuyo, las noticias”. Huelga decir que todos nos comieron el mandado. Ser innovador es un ejercicio de paciencia y todos los integrantes de cualquier organización están obligados a participar de ella por el bien de todos. La innovación es sensible, es escurridiza, es difícil de conseguir, es por ello que escuchar a todos es una lección importante al momento de querer cambiar el mundo.

3. La innovación es un proceso constante

Estoy a cargo del laboratorio de medios de la Escuela de Comunicación de la Universidad Panamericana y mi trabajo es guiar el pensamiento de los futuros líderes hacia nuevos formatos y contenidos. Más de una década de experiencia en medios y un lustro dando clases me ha enseñado que la innovación no es un momento de iluminación, por el contrario, es proceso constante de revisión y observación.

Muchos de los jóvenes universitarios interesados en el tema llegan con ideas realmente buenas que se caen al momento de revisar sus fundamentos y siguientes pasos.

Si tienes una gran idea y la aplicas, es probable que sí, cambies el mercado, pero inmediatamente vendrán otros a seguirte, quizá con mejores carteras, servicios o complementos, que pronto te rebasarán. Ser innovador puede ser incluso, darle mantenimiento al primer gran eureka que tuviste ya que el mercado, las necesidades y gustos de la gente están cambiando constantemente y eso te afectara.

Al final del día, la innovación va de la mano con mucha apertura, pero con un proceso de seguimiento y observación que ser permita, en efecto, marcar una diferencia.

Article Number: 191
Read. 4828 Time.
Rate this article.
Thank you for your vote.

This article was written by:

Vicente de Paul Benites Fuentes

Contact Me.

  • Email
  • Email
View More. Close.

article.Autor.author_review

Other articles written by this Author.