Cooperativas en Colombia y su historia

La necesidad de unir la actividad sindical con las de las cooperativas. Las tesis del sacerdote boyacense fueron expuestas de diversas maneras y en varias oportunidades: a partir de 1921, en el Boletín Diocesano de la ciudad de Tunja; en los años de 1922 y 1923, durante las jornadas de estudios de sociales y desde el semanario El vigía que se editaba también en Tunja. Las ideas de los precursores y el interés de otros políticos y estadistas tuvieron su culminación cuando el Congreso de 1931 aprobó la primera ley cooperativa –la 134 de ese año– en cuya preparación participaron juristas conocedores del sistema. A partir de la década de los 30 el desarrollo del cooperativismo se fue incrementando satisfactoriamente. De acuerdo con datos estadísticos, en 1933 existían 4 cooperativas cuyos asociados eran 1807; para 1962 el número de estas entidades llegaba a 759 con cerca de 450.000 asociados. La integración de las cooperativas colombianas en organismos de grado superior se inicia en 1959 con la fundación de la Unión Cooperativa Nacional de Crédito, Uconal, la que más tarde se convirtió en Banco Uconal, después, en 1960, la fundación de la Asociación Colombiana de Cooperativas, ASCOOP; entidades que promovieron la constitución y el desarrollo de instituciones financieras y de otro carácter como la Central de Cooperativas de Crédito y Desarrollo Social, Coopdesarrollo; el Instituto de Financiamiento y Desarrollo Cooperativo, Financiacoop –años más tarde sería el Banco Cooperativo de Colombia–; Seguros La Equidad; Seguros Uconal, entre otros. Con apoyo estatal de entidades como la Federación Nacional de Cafeteros y sus Comités Departamentales y de organismos de desarrollo regional se promovieron diversas entidades de integración cooperativa como las federaciones regionales de las cooperativas de caficultores, Coopcentral, en Santander; la Central de Cooperativas de Reforma Agraria, Cecora; la Federación Colombiana de Productores de Leche, Fedecoleche y otras federaciones de cooperativas de transporte y federaciones o asociaciones regionales que integran cooperativas de diversas clases, como Asacoop y Vital en Medellín, Unicoop en Manizales, Cordesu en Urabá, la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito Fecofin, Ucollanos en el Meta, Acovalle, Fedecauca, entre otras. Como máximo organismo de integración del los organismos de segundo grado figura la Confederación de Cooperativas de Colombia, Confecoop. Cooperativas de Ahorro y Crédito, En 1963, como una necesidad de actualizar la legislación cooperativa se expide el Decreto 1598, el cual introduce el concepto de la especialización; particularmente a las cooperativas de ahorro y crédito les permite la captación de ahorros a través de depósitos por parte de socios o terceros en forma ilimitada. Durante este tiempo, no obstante las facultades otorgadas por la ley, el cooperativismo financiero como tal no tuvo desarrollo, ni crecimiento fulgurante y no era una estrategia empresarial, más bien era tímida la actividad financiera. Solamente, después de la crisis financiera en Colombia en 1982, las cooperativas incorporaron estratégicamente la captación de depósitos, liderados por Uconal, comenzaron a obtener los recursos del público, lo que fue coincidente con una serie de medidas del Gobierno nacional, orientadas a fortalecer la estructura técnica y legal de las instituciones financieras. En 1985 se expidió el Decreto 1659, modificado posteriormente por el Decreto 1658 de 1986, que reconoció la existencia de organismos cooperativos de grado superior de carácter financiero y su control concurrente por parte de la Superintendencia Bancaria, se creó el organismo especializado de vigilancia y control para el sector cooperativo: Departamento Administrativo Nacional de Cooperativas (Dancoop). Con la expedición de la Ley 79 de 1988, se reconoce la condición de organismos financieros a las cooperativas de ahorro y crédito, así como a los organismos de integración que desarrollan tal actividad. Se destaca en esta ley que, por primera vez, se permitió la organización de instituciones financieras, en sus diversas modalidades, bajo la naturaleza jurídica cooperativa. De aquí surge la posibilidad y la razón por la cual nacieron los Bancos Cooperativos en Colombia. Bajo este esquema y con el transcurso del tiempo fue surgiendo con mucha fuerza el cooperativismo financiero, como una estrategia de utilizar los recursos propios de los trabajadores o usuarios de servicios en beneficio del sector, hasta llegar a manejar algo más del 10% del ahorro interno y convertirse las cooperativas y demás instituciones, bajo esta naturaleza, en una verdadera competencia para el sector financiero tradicional. En 1997, se incorporaron a la regulación algunos principios del acuerdo de Basilea, entre otros, los capitales mínimos y la relación de solvencia, aplicables a las cooperativas de ahorro y crédito que captaban recursos de asociados y de terceros, En 1998, fue expedida la Ley 454 que definió el concepto de cooperativas financieras para las que captaban depósitos de terceros con la vigilancia de la Superintendencia Bancaria y las cooperativas de ahorro y crédito que captaban recursos únicamente de sus asociados con vigilancia especializada de la Superintendencia de la Economía Solidaria. La Ley 454 de 1998, además de dictar normas sobre la actividad financiera de las Cooperativas, define el marco conceptual del sistema de la economía solidaria en Colombia, transforma el Dancoop en Dansocial, crea la Superintendencia de la Economía Solidaria, crea el Fogacoop, crea el Fones y reforma el Cones. Las cooperativas tercamente continuaron con el ánimo de la competencia con el sector financiero de mercado abierto y confrontaron circunstancias comunes de riesgo en el ejercicio de la actividad financiera, entre otras, alta morosidad, iliquidez, etc., que no estuvieron en capacidad de resistir y entraron en crisis a partir de 1997, lo que ocasionó la intervención del Estado para liquidar alrededor de 45 cooperativas, las más grandes de ahorro y crédito y, especialmente, las denominadas cooperativas financieras. En Colombia se registraron en 1998 alrededor de 1.500 cooperativas de ahorro y crédito, con actividad financiera, de las cuales hoy solo quince aproximadamente captan ahorros de terceros. Las cooperativas no han sido sujetas a la atención del Estado, respecto a control y vigilancia y solo ha existido una normatividad marginal, que neutralizó la crisis financiera del sector. Las cooperativas han sido obligadas a aplicar normas de regulación prudencial; a partir de 1997 han pasado a vigilancia de la Superintendencia Bancaria las que captan de terceros. Esta medida coincide con la desaparición de la mayoría de ellas. En 1997, se inició la crisis del sector cooperativo colombiano, que obligó a la liquidación de dos bancos cooperativos Uconal y Bancoop, a la indirecta conversión de Coopdesarrollo en sociedad anónima. Luego de las fusiones forzosas de Cupocrédito y Coopsibate y de recibir los activos y pasivos de Bancoop, Coopdesarrollo se transformó en el Banco Megabanco S. A., Coopdesarrollo continúa siendo el principal accionista del Banco, manteniendo el control del mismo. De esta forma no quedó ningún banco de naturaleza cooperativa. Además, alrededor de 50 cooperativas, denominadas financieras actualmente, están en proceso de liquidación o han sido liquidadas, con el perjuicio causado a más de 1.000.000 de asociados-ahorradores, situación que fue la causa para decretar una emergencia económica por parte del Gobierno Nacional. Este proceso fue acompañado de un proceso de reducción del sistema financiero tradicional, cuando varios bancos fueron intervenidos, sometidos a un proceso de marchitamiento y otras instituciones obligadas a fusionarse o liquidarse. En los últimos años ha existido una renuente recesión en la economía, que ha influido en la crisis aislada del sector financiero tradicional y en una sistémica del sector cooperativo financiero, donde permanecieron algunas instituciones que, estando sometidas al mismo riesgo, lograron soportar el pánico generado a su alrededor y resistir en medio de la crisis. Este marco histórico del cooperativismo se hizo con base en el documento Historia del movimiento cooperativo, de Carlos Uribe Garzón.

Cooperativas en Colombia  y su historia
Hecho por:
David Espinosa Ovalle
VPS y broker YTC
Article Number: 354
Read. 122 Time.
Rate this article.
Thank you for your vote.

This article was written by:

Contact Me.

  • Email
View More. Close.

article.Autor.author_review

Other articles written by this Author.