Reflexiones sobre El Amor

Reflexiones sobre El Amor

Se dice tanto sobre el amor y se cree a veces que el amor se experimenta únicamente cuando se está enamorado de una pareja, pero el amor auténtico, amor consciente no es lo mismo que el amor romántico pasajero, pues el amor verdadero es el que se genera en el propio templo interior y se sostiene como un estado general hacia la vida; se refleja en una actitud hacia sí mismo, hacia las otras personas y hacia los seres de toda la creación.

Abrir el corazón para dejar fluir el amor auténtico, que proviene de nuestra esencia espiritual, implica tener una actitud de bondad, de dar bien, de bien dar: desear el bien y bienestar por medio de pensamientos para el bien, palabras para el bien, sentimientos para el bien, acciones para el bien, es decir con “ buena voluntad.”

Amar auténticamente es desarrollar deliberadamente la capacidad de dar; es tomar consciencia y responsabilidad sobre este aprendizaje que trasciende el deseo de dar y se convierte en una acción manifestada.

Pero al alimentar la actitud de desear el bien, desear lo bueno, pensar lo bueno, desear bienestar, paz y felicidad, construir bienestar, además de desearlo y “a pesar de todo”, requiere de aprender a vivir en una actitud amorosa como forma de vida.

Y esto significa que para lograrlo hay que ir más allá de nuestro egocentrismo y ver más allá de nuestros estados emotivos y pensamientos pasajeros que nos hacen permanecer en el espejismo de que somos el centro del Universo y de que los otros existen para

complacer y llenar nuestros vacíos e inseguridades, lo cual solo perpetúa nuestras relaciones co dependientes e insanas con personas y objetos, bloqueando nuestra verdadera evolución.

El crecimiento del amor auténtico, implica la acción de decidir “aprender a amar” y a la vez, reconocerse limitado para lograrlo con tan solo los recursos que se tienen como ser humano, pues tarde o temprano comprenderemos que necesitamos buscar la conexión con la Fuente del Amor para realmente ser canales de ese amor auténtico.

A veces, no es fácil que surja el deseo de que tengan bienestar los que nos han herido, y hay que saber que lograrlo es un proceso que toma su tiempo, incluso a veces largo, pero es posible.

Sentimos generalmente, una gran distancia entre nuestra alma y nosotros, nuestro corazón adormecido, nuestra relación con Dios tibia o inexistente, pero quizás todo esto sanaría si abriéramos nuestro corazón al perdón; el perdón sobre lo pequeño, sobre lo grande, tanto hacia nosotros mismos como hacia los demás.

Article Number: 83
Read. 4032 Time.
Rate this article.
Thank you for your vote.

This article was written by:

Vivian Solís Monsanto

Contact Me.

  • Email
  • Email
View More. Close.

article.Autor.author_review

Other articles written by this Author.